Cubanos con mascarillas hacen cola delante de una tienda de comestibles. 9 de febrero de 2021. Fotos: Sven Creutzmann/ Mambo photo/ Getty Images.

Expresión

En febrero de 2021 una canción que critica la situación de Cuba se volvió viral en las redes sociales y provocó una fuerte reacción del Gobierno. La canción "Patria y vida" de los artistas cubanos Yotuel Romero, Descemer Bueno, Gente de Zona, Maykel Osorbo y El Funky aborda varios problemas sociopolíticos del país y su letra condena la revolución cubana y al Gobierno. El tema también hace referencia a la persecución de los disidentes y a la reciente represión de las manifestaciones del Movimiento San Isidro, cuyas imágenes aparecen en el video musical oficial de la canción. En la letra de la canción los músicos afirman: "No más mentiras, mi pueblo pide libertad, no más doctrinas / Ya no gritemos 'patria o muerte' sino 'patria y vida'".

Las autoridades gubernamentales reaccionaron calificando la canción de "panfleto musical" y afirmando que busca socavar el lema castrista "Patria o muerte". De hecho, su postura se hace eco del himno del país, que dice: "No temáis una muerte gloriosa, / que morir por la patria es vivir". Además, los medios de comunicación estatales interrumpieron sus programas la noche del 18 de febrero para transmitir el himno nacional de Cuba e invitaron a la población a unirse y a aplaudir. Los medios de comunicación afines al Estado también publicaron varios artículos en los reiteraron sus ataques.

Mientras tanto, medios de comunicación independientes informaron que los cubanos críticos con el Gobierno han hecho suya la canción "Patria y vida" y que desde su lanzamiento han aparecido grafitis con el nombre del tema en las calles de La Habana y de otras ciudades.

Reunión pacífica

El 28 de febrero de 2021 la seguridad del Estado reprimió una manifestación en Camagüey contra las largas colas para adquirir productos en los comercios que aceptan dólares estadounidenses. En un video difundido en las redes sociales se aprecia cómo la policía detiene a un grupo de activistas que se acercaron a una de esas colas y comenzaron a lanzar consignas de la oposición y a cantar fragmentos de "Patria y vida". A Marisol Peña, Adrián Quesada, Leyanis Heredia y Yasmani Suárez se les impuso una multa por "propagar una epidemia" y fueron puestos bajo arresto domiciliario.

Asociación

En febrero de 2021 la organización de la sociedad civil Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH) documentó 373 violaciones de los derechos de militantes y de periodistas independientes. Según el OCDH, se produjeron 120 detenciones arbitrarias y se contabilizaron 98 casos de asedio domiciliario. Además, varios activistas y sus familias fueron objeto de amenazas, acoso, multas y agresiones físicas.

Por ejemplo, el 25 de febrero de 2021 agentes de policía habrían amenazado y chantajeado al militante antirracista y LGBTQI+ Raúl Soublett López. Más tarde ante los medios de comunicación Soublett afirmó que los agentes lo acusaron de recibir fondos del extranjero e intentaron presionarlo para que colaborara con la policía denunciando a otros militantes. Soublett relató que el interrogatorio terminó después de que se autolesionara cortándose con un vaso roto. En referencia a este caso, organizaciones de la sociedad civil como Raza e Igualdad condenaron las intimidaciones y los malos tratos de los que han sido objeto militante cubanos. El grupo feminista Yo sí te creo también denunció un acto de repudio contra la madre de Soublett López y condenó las frecuentes intimidaciones que padecen los familiares de militantes y periodistas. Estas acciones se usan cada vez más para humillar públicamente a las personas que critican al Gobierno cubano, así como a sus amistades y familiares.

Por otro lado, el 26 de febrero de 2020 se produjo una redada en la sede de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) en Santiago de Cuba. José Daniel Ferrer, líder de la UNPACU, vive en el mismo edificio y fue detenido durante la operación. Si bien Ferrer fue puesto en libertad el mismo día, denunció que simpatizantes del Gobierno y agentes estatales siguen rodeando su domicilio y realizando actos de repudio. Ferrer refirió que los agentes estatales afirmaron estar desinfectando el vecindario debido a la COVID-19, pero aprovecharon la oportunidad para cubrir con pintura los grafitis antigubernamentales de la fachada del edificio.

Informes sobre Cuba

El 1 de marzo de 2021 la organización de derechos humanos Prisoners Defenders publicó una actualización sobre los presos políticos cubanos. De acuerdo con sus labores seguimiento, a lo largo de los últimos doce meses la organización registró 180 casos de presos y condenados políticos en Cuba, de los cuales 53 fueron casos nuevos. También fueron liberados 45 presos políticos, la mayoría de los cuales ya habían cumplido sus penas en su totalidad.

Además, los familias de tres presos políticos denunciaron que sus familiares detenidos han padecido malos tratos. Prisoners Defenders solicitó apoyo internacional para obtener pruebas de vida del defensor de los derechos humanos Laudelino Rodríguez Mendoza, cuyo estado de salud ignoran sus familiares. Al parecer a Rodríguez Mendoza se le habría negado la medicación para tratar su epilepsia.

Por otro lado, Human Rights Watch publicó su «Informe Mundial 2021» en el que dedica un capítulo a Cuba. Según la organización, Cuba reprime y castiga las críticas mediante palizas, humillaciones públicas, restricciones de viaje, detenciones de corta duración, multas, acoso en Internet, acciones de vigilancia y despidos. El año pasado el Gobierno se valió de fuertes multas y del encarcelamiento para hacer cumplir las restricciones de movimiento impuestas para frenar la COVID-19. La pandemia agravó los desafíos a los que se enfrenta la economía cubana y generó una fuerte escasez de suministros que hizo peligrar los medios de subsistencia de algunas personas, así como el acceso a medicinas y alimentos.